martes, 10 de noviembre de 2009

SEVILLANA



Entre los nudos que se utilizan para unir dos cabos, preferentemente gruesos, está el "grupo sevillano". Se forma a base de cotes y ligadas, consiguiéndose así que los nudos abulten un mínimo. Es un nudo un tanto laborioso, pues lleva un cierto tiempo hacerlo y además no puede deshacerse ni fácil ni rápidamente, por lo que se utiliza para unir cabos que se prevea van a permanecer cierto tiempo unidos. La solidez del nudo dependerá del cuidado con que se hayan hecho y apretado las ligadas.

Elaboración: Se colocan juntos los cabos a unir y se forma con un de los dos chicotes un cote sobre el firme del cabo opuesto. Se repite la operación con el otro cabo. Se debe asegurar ahora el chicote sobre el firme del cabo contrario con unas ligadas sólidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada